Bangor
El primer asentamiento en la zona fue probablemente un monasterio fundado en el 525 por St. Deniol, el santo al cual está dedicada la pequeña Catedral de la ciudad, del cual constituye el momumento más importante y que se ha convertido en cabeza de la diosesis tal vez más antigua de Gran Bretaña.